La leyenda del puente de Cancún

Cuenta la leyenda que hace unas décadas, para facilitar el trayecto de Cancún hacia el aeropuerto, se decidió realizar la construcción de un puente vial, sin embargo cada que los ingenieros y arquitectos avanzaban un poco en su edificación, algo sucedía que éste se caía.No se explicaban qué es lo que pasaba, pues todo lo hacían de acuerdo a lo acordado; desesperados por los acontecimientos y pensando en que tal vez eran sucesos sobrenaturales, contactaron con un sacerdote maya, el cual les aconsejó hacer un trato con lo aluxes, pequeños duendes mayas que se dedican a cuidar las milpas a cambio de acuerdos con los campesinos.Estos seres mitológicos con cara de adulto y estatura de niño son muy traviesos y lo único que buscan es cuidar sus terrenos para que precisamente las edificaciones urbanas no terminen con sus tierras.El trato por medio del sacerdote maya se realizó, y acordaron que además de construir el puente, se realizaría una pequeña casita para que vivieran los aluxes, quiénes no pensaban retirarse de ahí, dicha “morada” se puede ver debajo del enlace erguido.A partir de ese momento no hubo ningún inconveniente para los ingenieros, quienes por fin lograron la realización de lo que ahora se conocer como el Puente Aeropuerto Nizuc-Cancún.

1 comentario en “La leyenda del puente de Cancún”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *